Guía Concentrada. Éxito en la ENTREVISTA DE TRABAJO.

En este Post quiero transmitirte de forma muy concentrada y sencilla los aspectos más relevantes para realizar con éxito una entrevista de trabajo.

Aunque parezca obvio, tienes que tener claro que el objetivo de la entrevista de trabajo es reclutar a la persona más adecuada.

Comienzo. Previo a la entrevista presencial te enfrentarás a una entrevista telefónica cuyo objetivo es comprobar rápidamente si tu formación, experiencia, expectativas económicas y otros aspectos relevantes encajan en el perfil del puesto de cara a citarte posteriormente a la entrevista personal.

Si estas en búsqueda activa de empleo debes prever la posibilidad de que la empresa contacte contigo, por lo tanto es recomendable que estés atento al teléfono, tengas a mano una libreta y bolígrafo. Anota bien el nombre de la empresa, fecha, hora y persona de contacto, si es posible solicita que te envíen un mail con esta información.

Muéstrate accesible a la hora la citación, a ser posible no pongas problemas a las horas y fechas que te propongan. Si te es imposible asistir a la entrevista en la fecha que te proponen, discúlpate amablemente, argumenta con sinceridad la razón y solicita otras alternativas.

La empresa te ha contactado para citarte a una entrevista personal. Tu primer objetivo está cumplido has captado el interés de la empresa. Ahora viene la parte más importarte  y donde te juegas ser contratado.

 Tu objetivo ahora es enamorar al entrevistador, parecer el candidato perfecto sin faltar a la verdad.

Para esto vamos a seguir unos pasos muy sencillos:

Extrae el máximo de información

Busca la información en la oferta de empleo (departamento, funciones, horarios etc.) y en la web de la empresa (historia, tipo de productos / servicios, cultura corporativa etc.). Recabar información te servirá para adaptar tu currículum y nuestro discurso en la entrevista. Busca también información sobre la persona de contacto.

Ventajas: Sabiendo de antemano qué tipo de trabajador se desea para el puesto podrás preparar mucho mejor la estrategia en tus respuestas y preguntas durante la entrevista, resaltando aquellos aspectos que te favorezcan. Además mostrarás interés por la empresa, esto juega en tu favor.

Preguntas habituales que debes llevar preparadas

Estudios ¿Qué estudiaste y por qué…?Tuviste que realizar proyectos, explícalo.Trabajaste en equipo, que rol asumiste dentro de este.¿Qué aprendiste del trabajo en equipo?¿Qué asignaturas te gustaron más?¿Cómo fue la experiencia universitaria, era lo que esperabas?
Experiencia ¿Qué funciones desarrollabas en la empresa…?¿Cuál fue el motivo del cambio en esta empresa?¿Cuál era tu salario?¿En qué tipo de funciones te sentiste más a gusto? ¿Por qué motivo? ¿Cuál ha sido la situación más problemática a la que has hecho frente en el trabajo? ¿Cómo la resolviste?¿Cuál ha sido tu mayor éxito? ¿Y tu mayor fracaso?¿Cómo describirías tu relación con los compañeros?, Descríbeme una jornada típica de trabajo desde que entras hasta que sales.¿Cómo sería tu jefe ideal?¿Cuál ha sido tu mejor jefe?¿Por qué?
Personal ¿Qué es lo que más destacas de ti mismo? ¿Qué cosas te gustaría mejorar de ti mismo?¿Con qué tipo de personas te gusta relacionarte, qué actitudes valoras en los demás?Si preguntase a sus antiguos compañeros ¿qué crees que nos dirían de ti?
Puesto de trabajo y empresa ¿Cuál es tu objetivo laboral de aquí a 5 años? ¿Y después?¿Qué conoces acerca de este sector?¿Qué conoces sobre nuestra empresa?¿En qué tipo de puestos estás dispuesto a trabajar?¿En qué tipo de empresa/sector te gustaría trabajar? ¿Qué puedes aportar a esta empresa?¿Qué expectativas salariales tienes?

Debes conocer muy bien tus puntos fuertes y débiles para potenciar los primeros en la entrevista y minimizar los segundos.

Se puntual

Llega 5 minutos antes a la oficina donde te han citado. El día anterior revisa la citación, asegúrate bien de conocer todos los datos (fecha, hora, nombre de la empresa, persona de contacto y ubicación), prepara la mejor ruta para ir al lugar donde has sido citado, prepara la ropa con antelación. Prevé situaciones como el tráfico, retrasos de transporte, aparcamiento etc. Llegar demasiado pronto tampoco es recomendable, ya que fuerzas al entrevistador a alterar su agenda, 5 minutos de antelación es lo ideal.

Forma de vestir y presencia.

El objetivo es dar una imagen profesional, responsable y seria.Viste formal, no necesariamente con traje y corbata, puedes ir con una camisa y unos docker, en función del puesto.

Puedes ir perfumado pero no en exceso.

Si eres mujer, la recomendación es ir con un maquillaje elegante pero discreto.

Mantener una imagen aseada y cuidada: un buen afeitado o barba bien cuidada, camisa limpia y planchad, gafas limpias, perfume moderado, evitar el olor a tabaco por ejemplo, aunque parezca temas obvios, no lo son para todo el mundo.

Llevar un block de notas o portafolios, contribuirá a dar imagen de profesionalidad.

FASES DE LA ENTREVISTA DE SELECCIÓN

1. Recepción.

El proceso de selección comienza desde el momento en el que entras por la puerta de la empresa y preguntas a la recepcionista o secretaria por nuestra persona de contacto. Probablemente tendrás que esperar un tiempo antes de ser recibido por el entrevistador. Aprovecha para recabar más información, decoración, sobriedad, vestuario de los empleados, ritmo de trabajo, tono de las conversaciones o ambiente general.

Es normal tener nervios, no te preocupes por esto, aunque creamos lo contrario no se nota y se te irán pasando a medida que comience la entrevista.

Probablemente el entrevistador vendrá a saludarte y te acompañará con cierta prisa a la sala donde tendrá lugar la entrevista. Estate preparado para estrecharle la mano y recoger tus objetos personales (abrigo, paraguas, cartera, etc) con ligereza.

Algunos expertos opinan que se genera una primera impresión en los 20 primeros segundos de conocer a una persona, por este motivo trabaja esta parte para que la primera impresión sea positiva. El consejo principal es sonreír con franqueza y saludar de forma firme, es increíble el poder de una sonrisa sincera para crear empatía y una buena impresión.

Deja que el entrevistador lleve la iniciativa, esperaremos a que sea él quien inicie el saludo para estrecharle la mano (tanto hombres como mujeres), el apretón de manos debe ser firme y sincero (pero sin que sea tan fuerte que hagamos daño al entrevistador), el apretón de manos dará información al entrevistador sobre nuestro carácter o interés en el puesto, acompañaremos el apretón de mano de una sonrisa y unas palabras agradables “buenos días, qué tal o encantado de conocerle”.

Le seguiremos hacia la sala donde se celebre la reunión (deja que vaya delante, sólo pasa tu primero cuando te lo indique y espera a que él vuelva a tomar la posición de guía para llevarte a la sala), espera a que te indique que tomes asiento. Quítate el abrigo si lo llevas y ponte cómodo (es recomendable dejarse la chaqueta puesta, pero puedes actuar en función de lo que haga el entrevistador).

Posturas y lenguaje no verbal

Toma una postura cómoda (que no sea demasiado relajada), es importante que la postura sea cómoda   para que no hagas demasiados cambios de postura. Mantén una postura erguida y ligeramente inclinada hacia adelante, así transmitirás seriedad e interés. No cruces brazos ni piernas, adopta una postura abierta, positiva y optimista, sonríe cuando lo consideres oportuno (potente aliado en cualquier ámbito de nuestra vida).

2. Presentación.

Durante esta etapa el entrevistador te preguntará qué conoces de la empresa o por qué te interesa la oferta, lleva preparadas las respuestas. El entrevistador tratará de crear un buen clima que facilite el desarrollo de la entrevista, ofrecerá un breve resumen acerca de la empresa y el puesto vacante. Entrar en los detallas de puesto de trabajo suele dejarse para el final para que el candidato no adapte su discurso a las necesidades puesto.

Al acabar la parte de presentación es habitual que se pregunte al candidato si tiene alguna pregunta o duda. Es bueno que hagas preguntas o resuelvas dudas relacionadas con la introducción del entrevistador, sobre la empresa, sus áreas de negocio, nuevos proyectos, crecimiento o sobre las funciones del puesto. Éste no será el momento más oportuno para realizarle preguntas sobre horario, salario, vacaciones etc.,

3. Desarrollo de la entrevista: preguntas y respuestas.

Después de la fase inicial comienza la entrevista en sí. A través de preguntas o situaciones, el entrevistador tratará de indagar para concluir si tu candidatura se ajusta al puesto de trabajo y cultura de empresa. Lleva preparadas las preguntas que te indicaba anteriormente.

“Posturas y lenguaje no verbal: Práctica la escucha activa, afirmando con la cabeza, diciendo “lo entiendo”, “estoy de acuerdo” etc. El contacto visual debe ser frecuente, sin dejar la mirada fija (lo cual intimidaría bastante). El contacto visual debes controlarlo sobre todo en tu turno de respuesta, esto reforzará lo que digas, haciéndolo más creíble. No cruces brazos ni piernas, adopta una postura abierta, positiva y optimista, practica la sonrisa cuando lo consideres oportuno. Intenta no llevarte las manos a la cara, son síntoma de poca seguridad en lo que se está diciendo.”

Tu discurso debe tener siempre una orientación positiva y optimista. Descarta hablar de forma pesimista, hablar de los problemas que tienes, hablar mal de otras empresas o jefes. Tu discurso tiene que trasmitir positividad y optimismo.

En las respuestas debemos ser concisos y limitarnos a responder lo que el entrevistador nos está preguntando, recuerda que el entrevistador debe llevar la iniciativa, no te adelantes a sus preguntas y sigue su ritmo.

Preguntas difíciles, Si has estado demasiado tiempo desempleado y no puedes justificarlo, si has sido despedido por motivos disciplinarios, si no te llevabas bien con tu jefe, si en tu anterior empresa no darán buenas referencias sobre ti. Tenemos que tener preparada una respuesta convincente.

Si has estado mucho tiempo parado, puedes justificarlo con necesidades formativas, hacerse cargo de un negocio familiar, pero no podemos decir que no sabíamos que camino profesional tomar, o que necesitábamos un año sabático etc.

Si has sido despedido por motivos disciplinarios, no obligatoriamente omitiremos la parte del despido, pero si el motivo. Siempre sonará mejor que la empresa hizo una reestructuración, que no había suficientes ingresos, que se perdieron clientes importantes, que no compartías la estrategia, etc. Nunca debemos reconocer que en la anterior empresa no darán buenas referencias nuestras.

Hacía el final de esta fase, te harán preguntas respecto a tu disponibilidad de incorporación, si estas en paro podrá ser inmediata, si está trabajando tendrás que dar un preaviso, no digas que puedes no respetar el preaviso, en un primero momento di que tienes un preaviso y que por responsabilidad y respeto a tu empresa te gustaría mantenerlo. A las empresas les interesa una incorporación rápida pero también valoran la ética de sus trabajadores.

Te preguntarán sobre tus pretensiones económicas. La mayoría de las veces la empresa tienen unos rangos salariales establecidos aunque no lo reconozcan oficialmente. Si te es posible, evita dar una cifra que te limite, es decir que sea muy baja o muy alta. Si la cifra es muy baja corres el riesgo de que esa sea su oferta para incorporarte, si la cifra es alta corres el riesgo de ser descartado. Pero siempre tendrás que dar un dato, ya que la empresa necesita tener esa referencia para saber si pueden o no asumir tu contratación.

¿Cómo puedes contestar? Da un rango, ejemplo: “dependiendo de las responsabilidades, considero que un rango entre 43.000 y 47.000 euros al año podría ser un salario razonable aunque no quiero ser descartado por esta cuestión, ya que mi prioridad es desarrollarme profesionalmente…Actualmente el aspecto económico no es mi prioridad, lógicamente dentro de un rango justo (digno) me motiva que sea un proyecto atractivo con posibilidades de crecimiento y poder demostrar a la empresa el valor que puedo aportar, por lo que prefiero que sea la empresa la que me haga una oferta”.

4. Cierre y Despedida

Fase de cierre. El entrevistador te dará más detalles del puesto, te explicará las fases del proceso de selección y te dará la palabra para cualquier duda que te haya surgido. Te recomiendo que hagas alguna pregunta que denote interés, por ejemplo: Por cuántas personas está integrado el departamento y que perfiles tienen los miembros, habría un periodo de formación, estabilidad del puesto y sobre todo preguntas concretas sobre tus funciones y responsabilidades. Tampoco en esta fase te recomendamos que preguntes sobre vacaciones u horas extras.

Esta última etapa es importante para concretar la posibilidad de continuar en el proceso de selección, conocer si contactarán contigo para comunicarte el resultado de la entrevista, demostrar nuestro interés en el puesto y agradecerle la atención que nos ha dedicado.

Seguramente habrá otra fase de entrevista, la primera entrevista suele ser responsabilidad del personal de Recursos Humanos y la siguiente le corresponde al responsable del departamento, es decir tu futuro jefe, esta entrevista suele ser más técnica y menos personal.

La fase final de la entrevista y la despedida te darán pistas de cómo te ha ido, aunque es habitual una despedida muy cordial hay algunas pistas que te pueden indicar que la entrevista ha ido bien:

  • Preguntar por tu disponibilidad de incorporación es lo habitual, pero si notas que el entrevistador insiste un poco más o te pide más detalles, es buena señal.
  • Cuando te pregunten si te viene bien la ubicación de la empresa o como vendrías al trabajo.
  • Si te hablan de tu futuro jefe o de tus futuros compañeros (forma de trabajar, formación, años en la empresa, edades…).
  • Cuando te intenten tranquilizar o quitarte presión sobre tus responsabilidades, explicándote que no debes preocuparte que la empresa entiende que todo el mundo necesita un periodo de adaptación y formación.
  • Cuando el entrevistador se entretiene hablando un poco más contigo a la puerta antes de despedirte definitivamente.
  • Si hay mas contacto físico de lo esperado, por ejemplo te puede tocar el brazo al despedirse.

Al despedirte agradece nuevamente la oportunidad, y práctica de nuevo el apretón de mano firme y sincero del que habíamos hablado al principio.

Agradece la entrevista y el trato también por mail al día siguiente, 3 o 4 líneas de agradecimiento es suficiente.

About these ads

Un pensamiento en “Guía Concentrada. Éxito en la ENTREVISTA DE TRABAJO.

  1. Pingback: Consejos para el éxito en la entrevista de trabajo |

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s